Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Utilización de medicamentos en pacientes anticoagulados

ISBN: 978-84-18747-92-2

© Elena Muñoa Aguinaga, Mailén Moyano Berardo, Lidia Pardo Herrera

 

Introducción

 

COAGULACIÓN

La coagulación es el proceso por el cual se forma un coágulo sanguíneo. Comienza en respuesta a una lesión en un vaso sanguíneo. En el proceso de coagulación se producen una serie de reacciones en cadena en las que participan varios tipos celulares y proteínas solubles de la sangre con el objetivo de formar un coágulo para evitar la pérdida excesiva de sangre. Un coágulo consiste en una red de proteínas insolubles como la fibrina con plaquetas y células atrapadas que bloquea la salida de sangre hasta que se repare el tejido.

Estos factores están presentes en la sangre como precursores inactivos de enzimas proteolíticas y cofactores. Se activan por proteólisis. Constituye un mecanismo de amplificación ya que la activación de una pequeña cantidad de factor cataliza la formación de cantidades más grandes del próximo factor y así sucesivamente.

Se distinguen dos rutas de activación de la cascada de coagulación conocidas como vía extrínseca y vía intrínseca. Hacen referencia al lugar donde se inicia la cascada de coagulación: el interior de un vaso sanguíneo (intrínseca) que se activa en contacto con una superficie artificial, como por ejemplo: vidrio o fuera de un vaso sanguíneo (extrínseca) que es especialmente importante. Ambas vías convergen en la activación del factor Xa que transforma la protrombina en trombina. En el paso siguiente la trombina genera fibrina a partir de fibrinógeno.

 

Índice

 

  1. Introducción
  2. Algunas patologías tratadas con anticoagulantes
  3. Grupos de fármacos utilizados en pacientes anticoagulados

– Anticoagulantes Orales

– Heparinas

– Otros fármacos de la coagulación

  1. Precauciones
  2. Bibliografía
Salir de la versión móvil