Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Nuevos modelos asistenciales. Las tecnologías de la información y la comunicación como facilitadores necesarios en la transformación del modelo asistencial para la atención al envejecimiento y la cronicidad: presente y futuro

ISBN: 978-84-1142-306-9

© María Ángeles Nieto Díez

Propósito

A lo largo de este trabajo haremos una recopilación de los elementos teóricos, desde el punto de vista del modelo asistencial y las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), que consideramos fundamentales para dar respuesta a las actuales necesidades asistenciales referidas al envejecimiento y la cronicidad sin obviar que el cambio no será posible si no se acompaña de un cambio organizativo de gran calado. Del mismo modo se hace una propuesta a muy alto nivel de los cambios necesarios y como las TIC pueden y deben ser palanca para ese cambio.

Los objetivos que nos hemos marcado, por tanto, son:

Introducción: la cronicidad como paradigma asistencial y el necesario cambio de modelo asistencial.

Introducción

De un lado, el paradigma clínico dominante sobrevenido con el envejecimiento progresivo de la población y el consecuente aumento de la cronicidad (aunque no exclusivamente reservada a personas mayores), la discapacidad y la dependencia. Por otro, la certeza de la existencia de unos recursos finitos que nos obligan, más si cabe, a la búsqueda del valor añadido a la hora de pensar en que empleamos esos recursos. En medio, la necesidad de transformar el actual modelo asistencial hacia un modelo más proactivo, anticipativo, centrado en la prevención y en los cuidados y con la participación del paciente y de la comunidad, con un papel necesariamente central de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) como fuerza transformadora.

En los últimos 30 años, la pirámide poblacional mundial pasará de ser de tipo progresivo en 1990, a ser una pirámide de tipo regresivo a partir de 2030(2), en la que la natalidad y la mortalidad seguirán descendiendo, contribuyendo a un creciente envejecimiento poblacional. Actualmente, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), un 19,7% de la población española es mayor de 65 años y serán un 34,6% en 2066 según sus propias predicciones.

Envejecer está bien, pero es caro

Las enfermedades crónicas o enfermedades no transmisibles (ENT) son afecciones de larga duración, alta y creciente prevalencia (y concomitantes), elevados costes (directos e indirectos) y, generalmente, una progresión lenta. Suponen entre el 70% y el 80% de las consultas de atención primaria, el 60% de los ingresos hospitalarios y el 66% de los pacientes atendidos en urgencias. Hablamos de un 75% del total del gasto sanitario además de ser la causa de limitación importante en la calidad de vida y del 71% de las muertes que se producen anualmente en el mundo. Las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias y la diabetes son responsables de más del 80% de todas las muertes prematuras por ENT. Muchas de ellas comparten factores de riesgo como el consumo de tabaco, la inactividad física, el uso nocivo del alcohol y las dietas malsanas haciendo muy frecuente su presencia en la misma persona (comorbilidad) e identificando una estrategia de intervención clara en la promoción de hábitos de vida saludable para su prevención(Organización Mundial de la Salud, 2021). En España, 21.696.500 personas mayores de 15 años cuentan con al menos un diagnóstico de enfermedad crónica lo que supone el 54,3% de la población.

Más vale prevenir que curar

La pandemia por COVID-19 y la consecuente crisis sanitaria ha precisado la redistribución de recursos materiales, estructurales y humanos hacia la contención del virus y la atención de las personas afectadas por la infección en detrimento del resto de necesidades en salud y, muy especialmente, de todo lo que conlleva la atención a los pacientes crónicos. El impacto ha sido mayor, incluso, en colectivos especialmente vulnerables como las personas mayores o los pacientes que partían de condiciones de salud especialmente complejas y/o cierto grado de discapacidad o dependencia. Esta situación se ha traducido en un aumento generalizado de la morbimortalidad no necesariamente explicado en su totalidad por las consecuencias directas de la infección por COVID-19. Mención aparte precisa las consecuencias para la salud mental que han tenido las situaciones de soledad no deseada y desprotección social que se han vivido.

Índice

 Propósito       

Introducción     

Contenidos del MÁSTER EN DIRECCIÓN DE SISTEMAS Y TIC PARA LA SALUD Y EN DIGITALIZACIÓN SANITARIA (VIII EDICIÓN) consultados      

Modelos conceptuales de abordaje de la cronicidad     

Declaración de Sevilla 

Estrategia para el abordaje de la cronicidad en el Sistema Nacional de Salud    

Informe 2021 del Observatorio de Atención al Paciente 

Experiencias TIC actuales en la atención al envejecimiento y la cronicidad en algunas Comunidades Autónomas        

Sociedad, enfermedades crónicas y TIC          

Características básicas para unos buenos Sistemas de información sanitaria o de salud (SIS)

Sistema Centralizado de Soporte a los Procesos Asistenciales 

Gestor de Programas o Procesos        

Orquestador de procesos        

El ciudadano como actor fundamental: Portal de paciente omnicanal       

Paciente activo, brecha digital y e-Paciente      

Capacitación TIC de profesionales y pacientes   

Reflexiones y conclusiones      

Bibliografía      

Salir de la versión móvil